- Regurgita gran cantidad de leche después de tomar el pecho o biberón

- Babea de forma excesiva

- Se arquea con fuerza hacia atrás cuando está acostado o cogido en brazos

- Apoya la cabecita contra la cuna o el carrito mientras duerme

- Duerme siempre del mismo lado o mantiene una postura en forma de coma

- Tiene un ojo más abierto que el otro, o una oreja más despegada que la otra (cara asimétrica)

- Tiene dificultades para respirar