Tortícolis congénita, luxación congénita de cadera, parálisis braquial obstétrica

Cuando encontramos en el bebé diferencia de fuerza o movimiento entre los dos lados del cuerpo podemos sospechar la presencia de tensiones, disfunciones articulares como en el caso de la tortícolis congénita o la luxación congénita de cadera, o incluso problemas de inervación como una parálisis braquial.